Encuentran carta dedicada a Dios de hace 1.800 años

Arqueólogos serbios encontraron un tesoro sorprendente durante una excavación en Viminacium, una antigua e importante ciudad romana. En un sarcófago hallaron una carta para Dios de una niña muerta hace 1,800 años que sería la mención más antigua del nombre de Cristo que se conoce hasta hoy.

La escritura fue realizada en una lámina de plata, un objeto ubicado en uno de los tres sarcófagos de plomo ubicados en Viminacio, un antiguo campamento militar romano de gran valor estratégico.

En el portal de noticias Novosti, el director del Instituto Arqueológico de Serbia, Mionir Korac, comunicó las características del descubrimiento. Se trata de una lámina de 5.3 centímetros de largo por 3.5 de ancho, con apenas 0.1 milímetro de grosor.

El objeto estaba en la tumba de una niña de tres años, y estaba plegado siete veces sobre sí misma. Al desplegarla, los arqueólogos pudieron descifrar  las letras griegas hi, teta, ni y ro. Esos trazos, en forma de caracteres, forman la palabra HRIS.

Esta inscripción, según detalló el investigador Mionis Korac, es un mensaje para que, los denominados «poderes superiores», protejan a la difunta en su viaje al inframundo luego de la muerte. Korac también señaló que encontraron en la sepultura monedas que permitieron datar la hacia el fin del siglo II o principio del siglo III. Y por eso la hipótesis de los arqueólogos es que «si se confirma que la lectura de la palabra HRIS es correcta, entonces es la mención más antigua de Cristo».