Reflexión

El hogar es uno solo

Un campesino cansado de la rutina del campo y de tanto trabajo duro, decidió vender su finca.

Como sabía que su vecino era un destacado poeta, le pidió el favor que le hiciera el aviso de venta.

El poeta accedió gustosamente.
El aviso decía: «Vendo un pedacito de cielo, adornado con bellas flores y verdes árboles, hermosos prados y un cristalino río con el agua más pura que jamás hayan visto»

El poeta tuvo que marcharse por un tiempo, pero a su regreso decidió visitar a sus nuevos vecinos, pensando que aquél hombre del aviso se había mudado.

Su sorpresa fue mayor al ver al campesino trabajando en sus faenas.
El poeta pregunto:

  • ¡Amigo! ¿No se iba de la finca?

El campesino con una sonrisa le respondió:

  • No mi querido vecino, después de leer el aviso que usted me hizo, comprendí que tenía el lugar más maravilloso de la tierra y que no existe otro mejor.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba